5 Julio 2018 - 8:30pm
Salud

El dolor oncológico puede controlarse

Obtener apoyo familiar, contar con la medicina paliativa y seguir el tratamiento médico es indispensable para disminuir este tipo de dolencia

Cuando las células tumorales se expanden pueden afectar  el sistema óseo y muscular, ocasionando dolencias similares o mayores a las de una fractura, lo que se conoce como dolor oncológico. Desafortunadamente alrededor del 50% de los pacientes no reciben el tratamiento adecuado para disminuirlo.

De acuerdo a la evolución del cáncer, pueden existir tres tipos de dolor: el somático o leve, que surge en las primeras etapas de la enfermedad; el incipiente o moderado, que se presenta junto a la metástasis; y el incapacitante, capaz de inmovilizar al paciente, explicó el anestesiólogo e intensivista José Félix Acosta, colaborador de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV).

Indicó que esta condición  puede ocasionar insomnio, disminución del apetito y limitación física, afectando  la calidad de vida a nivel psicológico, familiar y social. Para superar esta etapa, se recomienda buscar ayuda psicoterapéutica, no aislarse de los seres queridos,  y adoptar una actitud positiva frente al problema.

Acosta señaló que  todo tipo de cáncer puede provocar dolor, sin embargo, son los tumores malignos los que lo  desencadenan en mayor intensidad. “Es el cáncer, su expansión, y el abordaje tardío, los principales detonantes de la evolución de la aflicción” manifestó.

Barreras que dificultan el tratamiento

El especialista comentó que existen algunas barreras que  dificultan el tratamiento efectivo, como: el desconocimiento del tema,  la desmotivación del paciente, la falta de apoyo familiar, y la evaluación  inapropiada de la dolencia. 

Por esta razón,  resaltó la importancia de contar con la medicina paliativa o terapia del dolor, una alternativa compuesta  por un equipo multidisciplinario de profesionales que evalúan psicológica, clínica y físicamente al paciente, para luego determinar  el tratamiento correspondiente.

Medicación oral, neurólisis de los nervios (inyecciones), soluciones quirúrgicas y la utilización de una bomba analgésica, son algunas de las opciones que se manejan para aumentar la calidad de vida de las personas con esta condición, señaló el anestesiólogo e intensivista.

No cambiar de médico constantemente, solicitar información acerca de la terapia del dolor y no perder la fe en el tratamiento, son otras de las recomendaciones del médico para aliviar esta dolencia desde sus inicios.