5 Octubre 2018 - 3:45pm
Artes

La obra “Fresa y Chocolate” vuelve a poner el acento en el respeto y la reconciliación

El próximo 12 de octubre inicia la temporada de este brillante montaje en el Trasnocho Cultural

¿Cuál sería el resultado de la relación entre un estudiante comunista y un artista gay, en una dictadura donde se hostiga y encarcela a los homosexuales? ¿Pueden haber zonas comunes entre ambos universos? ¿Es posible la coexistencia? ¿Quién es más prisionero? El escritor cubano Senel Paz explora esta situación en una maravillosa obra titulada Fresa y Chocolate, conocida principalmente por su versión cinematográfica, y en Caracas por el montaje a cargo del Grupo Actoral 80, que regresa a las tablas para beneplácito del público venezolano.

El próximo 12 de octubre inicia en el Trasnocho Cultural una nueva temporada de Fresa y Chocolate, obra basada en el cuento de Paz, El lobo, el bosque y el hombre nuevo, que retrata precisamente la relación entre Diego, un artista homosexual, militante de la libertad, y David, un joven universitario infectado de doctrina y prejuicios, en la Cuba castrista de los años 70, régimen encarnado en el personaje de Miguel, un oscuro funcionario gubernamental.

Fresa y Chocolate cuenta con las actuaciones de Daniel Rodríguez, Juan Vicente Pérez y Anthony Castillo, la dirección de Héctor Manrique y la producción general de Carolina Rincón, con el apoyo como siempre, de Eva Ivanyi en el vestuario y José Jiménez en la iluminación.

En 2014, a propósito del estreno de esta versión del Grupo Actoral 80, Senel Paz declaraba a un diario venezolano de circulación nacional: “Me interesa plantear o reconocer la diversidad de las actitudes humanas, la relatividad de todo punto de vista, y la riqueza que implica toda esa diversidad. También me interesa subrayar que siempre hay modos de que la gente confronte de manera intensa pero no agresiva sus diferencias. Tolerancia no equivale a compartir otros puntos de vista, sino admitir el derecho de estos a existir y ser expuestos”.

Manrique, por su parte, ha dicho: “En Fresa y Chocolate se ejemplifica como la marginación en cualquiera de sus estados sólo lleva a la fractura íntima y pública del hombre y esas fracturas y desarraigos llevan al empobrecimiento de las personas”.

Así pues, Fresa y Chocolate estará de nuevo en las tablas caraqueñas con su abrazo a un público que tal como apunta Manrique, debe entender que “en la sumatoria de todas las voluntades estará la solución de nuestros problemas como sociedad”. Las funciones serán desde el 12 de octubre, los días  viernes, a las 8:00 pm, y los sábados y domingos, a las 6:00 pm. Entradas a la venta en la taquilla de Trasnocho Cultural (sótano del Centro Comercial Paseo Las Mercedes) y por Ticketmundo.com.